Scroll up!

Ikerlan

Where technology is an attitude.

Transformar a quien transforma.

En ocasiones, las empresas se transforman tanto que pueden olvidar la propia transformación de su marca. Suele suceder con las entidades veteranas que, gracias a su vocación innovadora y a su instinto empresarial, han conseguido adaptarse a los cambios de la sociedad y del mercado pero han dejado un poco de lado su propia marca. También es habitual en compañías tecnológicas, protagonistas de avances increíbles pero con marcas que no representan todo su potencial y su capacidad.

Ikerlan tenía una trayectoria de innovaciones en todos los ámbitos tan amplia y contrastada que se ha convertido en una marca referente de transformación para las empresas. Sus propios valores reflejan su compromiso con el cambio: el dinamismo, la transferencia de conocimiento o la actitud innovadora. Ikerlan tenía la actitud y la aptitud para abanderar y para seguir abanderando en el futuro la transformación, tanto externa como interna. Pero le faltaba una marca y una imagen en consonancia con esa realidad. Una marca a la altura de lo que son y de lo que hacen.

Where technology is an attitude. 

2018 y 2019 han sido claves para Ikerlan. Durante 2018 pusimos en marcha el proyecto de reflexión estratégica de la marca que cristalizó en una nueva propuesta de valor, un nuevo estilo de comunicación y una nueva cultura de marca. Redefinimos los valores, la esencia y el propósito de marca. Y pusimos en marcha diferentes acciones para transmitir la renovada personalidad de marca. Entre ellas, un nuevo estilo visual y un color corporativo entusiasta: el verde flúor. Toda una declaración de intenciones de lo que estaba por venir.

En 2019, tocaba apuntalar todo el proyecto con la presentación de la nueva identidad corporativa. Una vez definido y desplegado en distintos soportes el ADN de la marca, nos centramos en alinear su nueva identidad corporativa con el universo de significación del claim de marca: "Where technology is an attitude". O lo que es lo mismo, la pasión con la que se vive la tecnología en Ikerlan, la capacidad de implicarse en los retos tecnológicos de sus clientes y esa motivación especial que distingue a las personas que forman parte de su equipo.

Los puntos sobre las íes.

Ikerlan es pionero y referente por su talento, su conocimiento y sus ideas. Así que partimos de la representación icónica de la idea (la bombilla) y sintetizamos sus formas al máximo hasta llegar al punto verde flúor. Ese punto y el verde flúor destacan como visual keys en una marca ligera y contemporánea, de gran simplicidad visual y con un toque de ingenio, que expresa la actitud innovadora, inspiradora e inconformista de Ikerlan.

technology design ikerlan idea branding move

El edificio es el mensaje.

No siempre es fácil demostrar tu filosofía corporativa. Pero en Ikerlan presentamos una prueba indiscutible: su icónico edificio, testigo y protagonista de su trayectoria, y un espacio que transformamos mediante un proyecto de brand environment, junto con Kanpo Arquitectos.

El edificio hexagonal de Ikerlan es, en sí mismo, un manifiesto, porque se apoya simbólicamente en los seis valores más importantes de la empresa: identidad, cooperación, transformación, visión de futuro, sensibilidad social e innovación. Y al que le faltaba afrontar su propia transformación.

Think bai. Think future.

No todos los días se presenta una nueva identidad corporativa y la transformación del edificio en el que te alojas desde hace 45 años. Estos importantes cambios en la imagen de marca de Ikerlan exigían un concepto estratégico que los respaldase y que al mismo tiempo transmitiese la idea de una empresa atractiva, diferente, abierta a los cambios, creativa, modernizada. Ese algo intangible que distingue a las empresas que van por delante. Así nació Think Bai. Para expresar la actitud y la aptitud de Ikerlan. El pensar que es posible y el hacerlo posible.

Más adelante, Ikerlan también quiso significar la continuidad de su proyecto transformador y participativo hasta el 2024, cuando se celebre el 50 aniversario. Y a Think Bai se añadió Think Future.

Orgullo de la propia marca.

La Asamblea de 2019 no era una cita cualquiera. Se había estrenado edificio e identidad corporativa, y se habían cumplido 45 años. Por eso se organizó un evento especial que sirviera para poner en valor la capacidad de transformación de Ikerlan a lo largo de los años, celebrar lo conseguido y hacer sentir el orgullo de pertenencia al público interno.